-------

------------------------------------------

> CIHaM / FADU / UBA

 

 

[Versión PDF]

Febrero 2012
Por Artemio Pedro Abba

 

Metrociudadanía[1] / superando opacidades de la gestión en las grandes ciudades.

Con esta entrega, correspondiente al último trimestre del 2011, la observación de la institucionalidad metroplitana cumple 4 años, intentando desempeñar una tarea de valoración de los avances y retrocesos en la construcción de institucionalidad interjurisdiccional que en el día a día manifiestan los actores gubernamentales y no gubernamentales en la Buenos Aires Metropolitana. 

Mas allá de las esperanzas iniciales, a principios del 2008, por el posible acercamiento de la Ciudad y la Provincia en materia de residuos sólidos urbanos (RSU)con acuerdos de una reingeniería del vetusto CEAMSE (hoy casi en una crisis terminal), aun hoy incumplidas por ambas jurisdicciones o las renovadas expectativas que suscita actualmente la implementación del SUBE, con subsidios a la persona, que podría solucionar la flagrante inequidad del sistema de transporte metropolitano, el hecho que cambió de manera copernicana el tablero del perverso juego interjurisdiccional (de la culpa la tiene la otra jurisdicción) fue la decisión de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) de tutelar un preciado bien público interjurisdiccional en riesgo como la Cuenca Matanza – Riachuelo (CMR).

Ese fallo tomado en el más alto nivel de los poderes gubernamentales logró sortear la compleja y oscura trama que impidió durante mas de un siglo abordar efectivamente los problemas compartidos que ponen en peligro la vida de los habitantes de la CMR. Por mandato de esa disposición se crea un organismo interjurisdiccional Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR) con la obligación de planificar y ejecutar el saneamiento de la cuenca que la propia CSJN se encarga de monitorear a través de Audiencias Públicas y la supervisión directa del Juez Federal Luís Armella ante los cuales los organismos responsables deben dar cuenta, paso a paso, del cumplimiento del plan aprobado. 

 La historia de la Buenos Aires Metropolitana se asocia a la incapacidad para resolver sus problemas estructurales (transporte, saneamiento de cuencas, salud, hábitat, medio ambiente, etc.) debido al alto nivel de interjurisdiccionalidad alcanzado. Ciudades metropolitanas intermedias como Rosario y Córdoba están en camino de resolver esas mismas cuestiones porque han sido mas efectivas, entre otras cuestiones porque atraviesan un estadio de interjurisdiccionalidad en el que todavía el protagonismo de la ciudad cabecera es definitorio, etapa de institucionalidad informal, situación que ya no se da en Buenos Aires (Abba, 2010). 

Se deben buscar a partir del nuevo escenario, luego del fallo de la CSJN, alternativas que permitan avanzar como sucede en dos megas metrópolis como la Zona Metropolitana de México y la Región Metropolitana de San Pablo (también en estos casos prevalece el protagonismo de la ciudad central aunque con diferentes modelos de articulación) han logrado acordar políticas de transporte en la escala metropolitana previendo inversiones para los próximos 20 años que fortalecen la red guiada de transporte (Abba, 2011).  

La encrucijada que enfrenta en los próximos 4 años la Buenos Aires Metropolitana es que a la alta fragmentación se agrega la circunstancia política de que algunas de las autoridades actuales en diferentes niveles de gobierno son aspirantes en la carrera presidencial para el 2015, motivo por el cual el territorio metropolitano promete ser escenario de batallas mas que de negociación y acuerdos. Solo si la sociedad civil y sus organizaciones actúan con visión metropolitana se podrá privilegiar el tratamiento y resolución de las cuestiones estructurales que vienen agravándose desde hace décadas.

La esperanza puede apoyarse en el claro punto de vista de la Corte Suprema de Justicia de la Nación frente a la circunstancia de un bien público en riesgo que requiere la tutela del Estado superando los límites jurisdiccionales que plasmó un nuevo escenario en la institucionalidad metropolitana. Todos los actores deben ser conscientes que además del saneamiento de la CMR  hay una nutrida lista de temas que se acumulan en la Agenda Metropolitana poniendo en riesgo el frágil ecosistema metropolitano y es decisivo que la población y sus organizaciones hagan propia esas reivindicaciones desde una visión metrociudadana. 


Transporte

El acuerdo por el traspaso del subte, entre Nación y Ciudad, en los últimos días del 2011 fue un buen cierre de un año con pocos avances en materia de transporte. Pero el acuerdo alcanzado después de una dura negociación fue un hecho auspicioso que abre expectativas favorables para el 2012 (Clarín, 31/12/11). 

La transferencia se produce en el marco de una importante revisión en la política de subsidios del Gobierno Nacional, y en particular en el transporte. Lo expresado por la Secretaría de Transporte de la Nación definía que se pasaría de un subsidio a las empresas al subsidio a las personas de acuerdo a los niveles socioeconómicos (Tiempo Argentino, 11/11/11), y con ese objetivo se está intentando que toda la población acceda a la tarjeta SUBE.

 

  Ver Análisis de Coyuntura / Período 01/10/11 al 31/12/11 >  

 

Esta política de redireccionamiento de los subsidios es la recomendada por el CIPPEC en un estudio sobre la cuestión del transporte en el país (Clarín, 27/12/11). Esto debería ser acompañado por un plan de recuperación del sistema de transporte público, especialmente el FFCC que sigue mostrando serias deficiencias. 

La alarmante estadística de accidentes en vías y cruces del FFCC constituye una de las manifestaciones del retraso de un modo de transporte vital, junto al subte, para la movilidad masiva de personas en la Buenos Aires Metropolitana. En un artículo publicado en el período se señalaba que en los 3 primeros trimestres del año 2011 “se registraron 47 arrollamientos que ocasionaron la muerte de 30 personas y 19 colisiones con vehículos que produjeron 2 muertes sin considerar el hecho ocurrido pasado 13 de septiembre que provocó la muerte de once personas” (Perfil, 9/10/11).

Como datos positivos pueden consignarse la incorporación de una estación en el Subte H en Patricios (Clarín, 5/10/11), y el anuncio de que en febrero de 2012 se comienza la obra del soterramiento del Ferrocarril Sarmiento (Tiempo Argentino, 21/10/11). Por otra parte el balance del circuito para bicicletas en la ciudad de Buenos aires arrojaba que ya mas de 37 mil personas eran usan el sistema (Clarín, 1/12/11), de los que la mayoría lo usa para el viaje al trabajo (Clarín, 16/10/11), anunciándose que de las actuales 21 estaciones se llegará a 100 durante el 2012.

 

Problemática habitacional 

La reciente difusión de los datos de un relevamiento de la ONG Un Techo Para Mi País de la Argentina (UTPMPA) sobre las familias viviendo en Villas y Asentamientos (VyAs) en los Municipios del aglomerado metropolitano develó que la situación en el transcurso de la primera década del Siglo XXI arrojaba un crecimiento del 16,7 % de las VyAs, y un aumento de mas de un 55,6 % de las familias residiendo en ellos (UTPMPA, 2011). Esta circunstancia llamó la atención porque la reactivación económica y baja significativa de la tasa de desempleo, políticas de inclusión social y una importante inversión del sector público en vivienda social hacían presumir una mejora en las condiciones de habitabilidad de la población y los resultados del mencionado relevamiento muestran una inesperada asincronía.

Analizando desde una perspectiva temporal y socioterritorial la nueva información aportada por la organización UPTMPA muestra en la última década cambios significativos en la Zona Metropolitana de Buenos Aires (ZMBA) que se insertan en las tendencias visibles desde mediados de los ’70 de segregación social del territorio y la emergencia de una red de movilidad selectiva que establece relaciones diferenciales de la población con los centros de empleo y de consumo colectivo de bienes y servicios. Este rumbo de construcción socioterritorial fragmentada de la Buenos Aires Metropolitana se ha profundizado en la última década mostrando inercias metropolitanas noventistas en el marco de las señaladas pulsiones de una primavera productiva y social (ABBA, A. P., 2011_b). 

También relevante  desde la observación interjurisdiccional fue la aceptación por parte del Gobierno de la Ciudad de la recomendación de la Defensoría del Pueblo local, consistente en constituir una Mesa de Trabajo con los actores institucionales de competencia temática en la relocalización de los habitantes de la Villa El Pueblito, incluida en el plan de saneamiento de la CMR, ya comentado (Mundo Villa, 26/10/11). En la Mesa se incorporaron representantes de distintas dependencias de la CABA  y de la Jefatura de Gabinete de Ministros de la Nación. 

Finalmente resulta de interés la presentación de proyectos relacionados con la temática habitacional en los ámbitos parlamentarios de Nación, Provincia y Ciudad que dada la índole interjurisdiccional de la cuestión merecerían algún ámbito de tratamiento común. Se registraron el Proyecto de Ley Marco por la crisis habitacional presentado por la Coalición Cívica en la Legislatura de la Ciudad (Tiempo Argentino, 12/10/11), el Proyecto de Ley de Fomento para el Desarrollo del Suelo Urbano en estudio en el ámbito del Frente para la Victoria en la Cámara de Diputados de La Nación (Tiempo Argentino, 30/10/11 y Clarín, 29/11/11), y el presentado con anterioridad Proyecto de Ley de  de Promoción del Hábitat Popular en la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires.

 

Infraestructura 

En materia de redes de infraestructura el tema central fue la eliminación de los subsidios y su modo de implementación, cuestión parcialmente tratada en el capítulo transporte. Mientras el Gobierno Nacional habla de una quita segmentada de subsidios la oposición habla de un ajuste de las finanzas públicas.

Hasta el cierre del año las acciones concretas se encuadran más en lo expresado por el Gobierno Nacional que comenzó por aplicar “la quita de los subsidios de luz, gas y agua para casi 280 mil familias que se concentran fundamentalmente en los barrios más exclusivos de Capital y Gran Buenos Aires” (Página 12, 2-02-12). El primer capítulo en la eliminación de subsidios se había anunciado el 2 de noviembre de 2011 cuando el ministro de Planificación Federal y el titular de Economía, comunicaron “la quita de subvenciones a bancos, aeropuertos, financieras, compañías de seguros, casinos, empresas de telefonía móvil y actividades extractivas, como los hidrocarburos y la minería” (Página 12, 2-02-12). 

Para una segunda etapa el Gobierno Nacional solicito a los Municipios metropolitanos la identificación de los barrios de alto target para avanzar con la quita del subsidio. Algunos intendentes fueron remisos a la hora de enviar la información aludiendo la dificultad para discriminar por barrios que son altamente heterogéneos en cuanto al nivel socioeconómico de sus residentes (La Nación, 7/12/11). 

Un aspecto muy positivo que pasó inadvertido, tapado por otras noticias con más resonancia en los medios, fue el lanzamiento fue el lanzamiento por parte de AySA de un plan de extensión de redes de agua que aspira a la cobertura del 100 % de su área de servicio. Se anunció una inversión de 40 mil millones en el período 2011-2012, sumando 1,6 millones de usuarios a la red de agua, con una muy buena recepción por parte de representantes provinciales y municipales, y de parte del sector empresario y sindical (Tiempo Argentino, 5/10/11).

 

Centralidades y manteros 

La cuestión de los manteros  de la calle Florida pone en crisis una relación de convivencia de siglos entre el comercio formal e informal en la Buenos Aires Metropolitana. Pero la situación se fue tensando por el incremento meteórico del comercio callejero que de predominantemente artesanal fue incorporando crecientemente la venta de mercadería de “segunda selección” de tipo industrial.

Las causas hay que rastrearlas en que se atraviesa un período de fuerte incremento de la inmigración de las provincias del NEA y países limítrofes y las nuevas dinámicas de consumo subestandar que rompe las cadenas de valor muy sofisticadas de la industria del rubro indumentaria. Esto da por tierra con la idea de una competencia con el comercio formal, en realidad pareciera que lo que molesta a los comerciantes de Florida es que los manteros bajan el cachet de una arteria comercial que aspira a atraer el turismo interno y externo de alto nivel socioeconómico. 

Por ese motivo la ley si bien puede calmar temporariamente las demandas de los comerciantes formales, no resuelve los problemas de fondo. Las áreas y calles centrales funcionan como un  natural imán sobre el comercio informal, aunque también puede darse el caso atípico de surgimiento de una mega centralidad informal como el caso de La Salada (Abba, 2009), que algunos procesos sociales y económicos a escala local, nacional y regional producen.  

 

Espacio público  

El espacio urbano de uso común por parte de los habitantes de un asentamiento humano, desde los que tienen preferentemente cobertura vegetal hasta aquellos que tienen cobertura material construida por el hombre, constituyen el soporte de la vida social de las ciudades. Resulta a todas luces alarmante observar la tendencia a la disminución relativa de los espacios públicos (con el añadido del enrejado perimetral de los existentes) en ciudades que se expanden y densifican. 

Sucede que generalmente se hace referencia al tema con indicadores de tipo físico midiendo únicamente esa dimensión del fenómeno, pero deberían incorporarse otro tipo de variables de tipo social. Un abordaje desde ese lugar permitiría reconocer que el componente público urbano viene retrocediendo desde hace décadas en la ciudad.  

Desde esta visión resultó auspicioso la puesta en valor y reapertura de los 100 mil m2 del Parque Patricios (Clarín, 15/10/11), barrio del sur de la ciudad en el que el Gobierno local a focalizado algunas medidas que intentan reactivarlo (Polo Tecnológico, prolongación de la línea H, sede central del Banco Ciudad, etc.). Pero simultáneamente el partido de Gobierno vuelve a impulsar en la Legislatura, remozado, un proyecto para instalar para instalar 120 bares en parques y plazas con la finalidad de que se hagan cargo del mantenimiento, iniciativa que atenta contra el carácter público de esos espacios (Clarín, 10/11/11).

 

Antenas 

En el marco del debate inconcluso sobre la cuestión del “daño presunto” de las antenas de telefonía celular, ampliamente registrado en los informes del OUL-BAM como un nuevo tema que se instaló en la Agenda Metropolitana, se habían identificado dos líneas opuestas: 1) la de las ONG de los “autoconvocados” en la zona Sur del GBA con epicentro en el Municipio de Quilmes que avanzaron hacia una normativa que limitara la localización de las antenas en las proximidades de escuela y centros de salud y lograron su sanción y aplicación, y 2) la propuesta de de un desarrollo tecnológico que permita el monitoreo continuo de las antenas y producir mapas de radiación que permita detectar los excesos de emisiones que propone la Universidad de San Martín con el apoyo de la FAM (BOLETÍN DEL SAT, 2010)  

Durante el trimestre se registró una noticia del país vecino de Chile, sobre la discusión en el Parlamento de modificaciones a la normativa sobre limitaciones a la localización de las antenas próximas a escuelas y zonas “sensibles” que presenta similitudes con la normativa quilmeña. El proyecto de ley era objetado por las empresas de telefonía celular que pretendían su flexibilización (Plataforma Urbana, 21/11/11).  

En el ámbito local por un lado se registró la denuncia porque la antena de la calle Fierro en Quilmes que había sido desactivada por orden judicial, planteaba dudas sobre si realmente lo estaba. Pero su permanencia en la información hace suponer que las ONG locales permanecen atentas frente a la cuestión (Diario Perspectiva Sur, 8/12/11). Por otra parte es preocupante la noticia de la expansión de del servicio de telefonía celular en el Partido de Tigre, instalando 17 nuevas centrales, pero no se informa a la población de la localización de las antenas ni las medidas de mitigación del impacto de las mismas sobre la salud de la población (Clarín, 6/12/11).

 

[1] Metrociudadanía: derecho de los habitantes de una jurisdicción local que integra un área metropolitana a  la información sobre las problemáticas cuyo ámbito de incidencia supera los límites de una jurisdicción y a participar en la formulación de políticas publicas interjurisdiccionales tendientes a solucionarlas (definición propuesta por el OUL-BAM).

 

BIBLIOGRAFÍA 

Abba, Artemio Pedro, (2009), “LA SALADA / Una mega centralidad informal en la periferia metropolitana de Buenos Aires”, Café de las Ciudades, AÑO 8 - NUMERO 86 - Diciembre 2009. 

Abba, Artemio Pedro, (2010), “Metrópolis argentinas: agenda política, institucionalidad y gestión de las aglomeraciones urbanas interjurisdiccionales”, Café de las Ciudades, 2010. 176 p.: il. ; 20x28 cm. ISBN 978-987-25706-0-6 1. Urbanismo. 2. Gobernabilidad. I. Título CDD 711,1a ed. – Martínez. 

Abba, Artemio Pedro, (2011), “Uso de suelo y transporte en la Buenos Aires Metropolitana”, Revista del Grupo Fenix, Voces en el Fenix, Nº 9, noviembre 2011. 

Abba, Artemio Pedro, (2011_b), “Mapa agravado de carencias del hábitat / Asincronías socioterritoriales en la Buenos Aires Metropolitana”, Revista virtual Plataforma Urbana, Chile, 23/11/11. 

AySA, (2011), “Plan Estratégico 2011 | 2020 / Resumen Ejecutivo”, Agua y Saneamientos Argentinos S.A., Subsecretaría de Recursos Hídricos, Secretaría de Obras públicas, Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios. 

BOLETÍN del SAT, (2010), “Monitoreo continuo de antenas de celulares y mapas de radiación municipal”, Boletín del Servicio de Asesoramiento Técnico de la Universidad Nacional de San Martin, Nº 2, julio de 2010. 

Ministerio de Infraestructura, (2011), “Ley de  de Promoción del Hábitat Popular / Versión 24 febrero de 2011”, Subsecretaría de Vivienda y Urbanismo, Ministerio de Infraestructura, Provincia de Buenos Aires. 

UTPMPA, (2011), Relevamiento de Villas y Asentamientos en el Gran Buenos Aires, Un Techo para mi País Argentina (UTPMPA), Buenos Aires, 2011.

    

Anexo

Ver cuadros de eventos de incidencia metropolitana >

Octubre 2011

Noviembre 2011

Diciembre 2011