-------

------------------------------------------

> CIHaM / FADU / UBA

 

 

[Versión PDF]

Julio 2016
Por Artemio Pedro Abba


Los “daños colaterales” que golpearon a la ACUMAR / Una creación institucional metropolitana virtuosa a comienzos del nuevo Siglo

Autor: Artemio Pedro Abba, Coordinador General del Observatorio Urbano Local – Buenos Aires Metropolitana (OUL-BAM), CIHaM/FADU/UBA.

 

 

El peor daño infligido a ACUMAR en el affaire de las licitaciones irregulares no fue el desvío de recursos de manera indebida a empresas “cercanas”, la más severa pérdida sufrida por esa virtuosa institución interjurisdiccional creada a partir del fallo de la CSJN fue “la malversación de su credibilidad” externa e interna. La ACUMAR que había conseguido doblegar 200 años  de inacción en la Cuenca Matanza  Riachuelo, mostrando un trabajo conjunto de la Nación, Provincia y Ciudad (a lo que se suma el aporte de los municipios involucrados) consiguiendo avances esperanzadores en la recuperación del curso hídrico gravemente contaminado.

A partir de la acusación de corrupción al Juez Luís Armella y organismos contratantes el accionar de la ACUMAR cayó en un letargo que aún continúa. Lo llamativo es que siendo un órgano interjurisdiccional con un delicado engranaje de controles y revisiones sobre los controladores (con el interjuego de las diferentes jurisdicciones, Ongs y organizaciones sociales) la denuncia se haya originado en los medios periodísticos, es decir desde un ámbito externo. Esta pieza institucional de alcance metropolitano creada a partir delos fallos de la CSJN de 2006 y 2008 tiene el valor de haber comprometido a los 3 poderes de la Nación y a los Estados involucrados a tutelar la recomposición de un recurso público degradado compartido que afecta a millones de habitantes.

Por eso la dimensión de la pérdida provocada por ese episodio de corrupción pone en crisis la creación más brillante en materia de formación de institucionalidad metropolitana de la última década.Por ese motivo se debe poner como objetivo central la recuperación del esquema de funcionamiento de la ACUMAR restañando las heridas que le dejara aquel manejo irregular que vistos hoy después de casi 3 años parecen insignificantes comparados con los “daños institucionales colaterales” ocasionados. 

 

Apogeo y ocaso de la ACUMAR

En el contexto de la vigencia de una Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) de excepcional calidad, sensibilidad y creatividad jurídica y una gestión gubernamental de atención a problemáticas de inclusión social nació una respuesta avanzada a la problemática ambiental que afecta a buena parte de la población de las grandes ciudades: la contaminación de los cursos hídricos que las atraviesan. A partir de un fallo histórico que condenó al estado Nacional (Nación), la provincia de Buenos Aires (Provincia) y la ciudad Autónoma de Buenos Aires (Ciudad) a tutelar y recomponer de manera conjunta la Cuenca Matanza – Riachuelo (CMR) en situación máximo riesgo ambiental.

A pesar de la interjurisdiccionalidad creciente de los problemas del Gran Buenos Aires los escasos intentos de abordaje metropolitano a sus problemáticas estructurales no atravesaron más de una gestión (la Regionalización Metropolitana en los 70’ y el Convenio AMBA en los 80’). La organización federal del Estado argentino no es propicia a propuestas de gestión metropolitana con arquitecturas institucionales que, mediante la creación de nuevos espacios políticos, avancen sobre el territorio de los estados miembros.

El modelo de administración que se adoptó en el caso de la CMR, basado en los fundamentos del manejo unificado de cuencas hídricas Ley 25.688 y los preceptos de “regionalización específica” de los artículos 124 y 125 de la Constitución del 94’, fue el de un órgano sectorial con base territorial unificada.Históricamente ese esquema, que exhiben el CEAMSE y el Mercado Central, había sido más idóneo paratrasponer diferentes gestiones de gobierno aunque con un alto grado de desgaste por la baja capacidad de adecuación a los cambios organizacionales y tecnológicos,circunstancia que ocasionó el desvío los objetivos originarios.

La propuesta de la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR) es superadora de los antecedentes ensayados precedentemente porque propone una dinámica que prioriza el cumplimiento de los objetivos en tiempo y forma mediante la designación de un Juez Federal de 1ra. Instancia para el control de la ejecución del plan y la participación de un Cuerpo Colegiado de ONGs expertas que ejercen la mirada técnica sobre los avances de la reconversión ambiental de la Cuenca Matanza Riachuelo (CMR). Este esquema está a su vez observado por una secuencia de Audiencias Públicas periódicas que debía evaluar si efectivamente los avances alcanzaban con mejoras concretas a la población de la CMR.

El nuevo organismo registró entre su creación en el 2008 y mediados del 2012 un funcionamiento virtuoso respecto de su capacidad para abordar el problema, formular un plan y comenzar su ejecución con metas verificables dentro de tiempos acotados, sobre todo teniendo en cuenta la nefasta promesa de la limpieza en 1.000 días de los 90’. Los pasos de la ACUMAR fueron permanente noticia en los medios por la notoriedad que alcanzaba el ritmo que le imprimía el Juez a cargo del control de ejecución, que aplicó multas a autoridades y funcionarios por incumplimiento de plazos y al debate público que en materia de reconversión ambiental se difundía con la celebración de las Audiencias y las propias comunicaciones de las ONGs componentes del Cuerpo Colegiado.

 Relocalización de población en riesgo, liberación del camino de sirga, identificación e inspección de industrias contaminantes, planes de captación de vertidos cloacales, extracción de grandes elementos del curso de agua, eliminación de basurales, etc. son avances parciales que fueron exhibidos en ese recorrido institucional. Todo esto en medio de permanentes discusiones sobre la efectividad de la mejora de las condiciones ambientales de la cuenca, sobre el nivel de exigencia de los parámetros de contaminación, etc.

Una denuncia de manejo irregular de las licitaciones lanzadas desde un medio de comunicación gráfica en el año 2012, con la firma de un importante periodista de investigación y respetado defensor de los derechos humanos, interrumpe esa trayectoria institucional. La acusación cae en forma directa sobre el Juez Federal Luís Armella, e indirecta sobre todos los organismos contratantes y la propia ACUMAR, y dado que las pruebas son irrefutables la CSJN separa al juez de Quilmes.

La CSJN nombró a dos Jueces de 1ra. Instancia del fuero Penal para reparar el funcionamiento de la ACUMAR, pero el tembladeral político provocado por el hecho debilitó la fortaleza del organismo y todo el esquema de funcionamiento. El saldo fue muy negativo porque se bajó el ritmo de las acciones emprendidas, el accionar de los jueces estuvo más enfocado a la recepción de los antecedentes, la revisión de lo actuado y la investigación sobre las responsabilidades de los procedimientos indebidos en las contrataciones.

Transcurridos ya un semestre dela gestión del nuevo gobierno todavía el amesetamiento del accionar de la ACUMAR no ha sido superado, corresponde señalarque si bien el balance del período 2012-2015 ha sido negativo en el avance físico del plan de saneamiento deben consignarse, contradictoriamente, algunos progresos en materia de fortalecimiento institucional. La profundización del carácter autónomo y autárquico del nuevo órgano interjurisdiccional y la definición de competencias que superan las estrechas facultades que históricamente tuvieron los comités de cuencas potencian esta creación institucional de la CSJN (Resolución 22/05/2009).

Resulta muy importante en ese contexto retomar el funcionamiento virtuoso de los primeros años de la ACUMAR para cumplir el objetivo de la recomposición ambiental de la cuenca más contaminada del país sin perder más tiempo y aprovechar las enseñanzas obtenidas, adaptándolas en cada caso, para los otros cursos hídricos en riesgo.En los primeros trazos de política ambiental del nuevo gobierno tanto en la Provincia como en la Ciudad, así como en los municipios involucrados, se ha observado un gran empeño por hacer funcionar los organismos de cuencas existentes (Reconquista, Luján y Medrano), sin embargo por ahora solo se observa la excluyentefuriosapelea entre las jurisdicciones de la “triple corona” por espacios en el organigrama de ACUMAR.

 

Resumen de lo metropolitano del trimestre

El cambio de gobierno en el último mes del año 2015 que pinto de amarillo a las jurisdicciones mayores que forman parte de la Buenos Aires Metropolitana, y la puesta en funcionamiento de una Gabinete Metropolitano que integran funcionarios de la Ciudad y la Provincia fueron señales esperanzadoras de una nueva mirada sobre lo metropolitano. Sin intentar hacer un prematuro diagnóstico de estos intentos de coordinación interjurisdiccional, se debe ser cauto a la hora de una evaluación, quedan puestos sobre el tablero nuevos mecanismos que parecen innovadores pero la reaparición de conocidas o nuevas contradicciones al interior de una misma corriente política advierte la necesidad de ser precavidos.

El caso de ACUMAR, tratado en el cuerpo principal de esta nota, contiene estos matices de una nueva etapa que comienza en el gran desafío planteado a la BAM de formación de institucionalidad metropolitana tal como se refleja en el Cuadro 1. Una gran noticia es el énfasis que el nuevo gobierno puso en la cuestión de las cuencas hídricas, alentando a la formación de Comités de Cuencas (Defensoría, 26-02-16 y), el anuncio de la elevación de una Ley de protección de humedales (Telam, 2-02-16) o el intento de reactivación del Comité de Cuenca del Luján (Greenpeace, 3-03-16) contribuyen a ese camino; sin embargo en el caso de la joya institucional metropolitana de la última década representada por ACUMAR no se dieron pasos firmes en la superación del “amesetamiento” señalado por el Cuerpo Colegiado (Clarín, 11-01-16) y el nuevo gobierno se halla distraído en disputas por los territorios burocráticos del organismo.

La llegada de Guillermo Dietrich al Ministerio de Transporte de la Nación si bien ha puesto como meta a corto plazo la creación de líneas de Metrobús en los principales corredores de demanda de movilidad metropolitana (Página 12, 3-01-16), debería ser en anticipo de una política de recuperación de los ferrocarriles de cercanías que aún no se ha anunciado. Y la posterior ola de tarifazos, iniciada en el sector energético sin el acompañamiento de planes de inversión, pasó por alto un anuncio del nuevo Ministro de establecer una tarifa plana multimodal que favoreciera a los usuarios más alejados.


INSTITUCIONALIDAD METROPOLITANA / ANALISIS DE COYUNTURA / Período 1/01/16 al 31/03/16

Felizmente y ya superando el trimestre analizado fue anunciada la puesta en marcha de la Agencia Metropolitana de Transporte (La Nación,9-06-16), creada durante el gobierno anterior post tragedia evitable de Once del cual se cumplieron 4 años (La Nación, 23-02-16),un avance muy importante en materia de formación de institucionalidad metropolitana. Es de esperar que se retome el camino planteado de formular un plan de prioridades en 30 días y un Plan Director de Transporte Metropolitano en 180 días.

 En materia de Salud y fruto de una decisión tomada en el creado Gabinete Metropolitano se lanzó un plan para extender el servicio del SAME al conurbano bonaerense, una primera meta que debiera ser continuada con otros temas fundamentales como la historia clínica unificada, tarjeta de salud metropolitana y un esquema de derivaciones que optimice el aprovechamiento de los recursos de salud. Sin embargo deberían corregirse deficiencias del SAME (defalta de personal, vehículos y demoras en la atención) que ameritan su calificación como de “estado de emergencia” por un estudio realizado por la Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires (Agcba) (Página 12, 18-03-16).

En materia habitacional la nueva situación de coincidencia de partido político en la Nación y la Ciudad permite avanzar sin demoras en la urbanización de las villas en el área central de la Buenos Aires Metropolitana, una manera muy directa de abordar el objetivo de “pobreza cero” anunciado en primer lugar por el nuevo gobierno (Clarín, 25-01-16). Mientras desde un medio español se señalaba la colocación de un enrejado de acero para ocultar el crecimiento vertiginoso de un asentamiento sin ningún tipo de control normativo en un centro principal de transbordo de la BAM en el barrio de Retiro (El País, 26-11-15).

APA

 

BIBLIOGRAFIA

Abba,Artemio Pedro, (2015), “¿Cuánto queda de la ACUMAR? / Cuando el riesgo Riachuelo-Matanzas persiste”, Café de las ciudades, REVISTA DIGITAL Año 14 / Número 153 / Segundo semestre 2015 / ISSN 2346-9080.  

 

 

Anexo

Ver cuadros de eventos de incidencia metropolitana >

 

Enero 2016

Febrero 2016

Marzo 2016