-------

------------------------------------------

> CIHaM / FADU / UBA

 

 

[Versión PDF]

Agosto 2012
Por Artemio Pedro Abba

 

Aristas positivas de un plan todavía ambiguo.
Alcanzar estratos medios y medio-bajos hoy sin acceso a la vivienda
.


El avance neoliberal de fines del Siglo XX provocó un viraje negativo en materia de políticas habitacionales que, pese al regreso del Estado del período 2003-2012, sigue vigente. El anuncio del
Plan Procrear abre la esperanza de cambio al posibilitar que una familia con terreno o losa disponible y un ingreso familiar desde 1.800 pesos mensuales (el tope es 30 mil) que pueda pagar una cuota de $780 al mes (40 % del ingreso) pueda acceder a un crédito que cubre la totalidad de la construcción de su vivienda.

Este fuerte subsidio a la demanda que propone el Plan PROCREAR constituye una apertura a sectores de la sociedad largamente marginados de las políticas habitacionales en el país. El Estado en retirada de los ‘80 y ‘90 deja de lado la atención integral de la problemática con ofertas de diferentes soluciones habitacionales para distintos tramos de la demanda insatisfecha, para concentrar su acción en políticas focalizadas que atienden solamente (y de manera “homeopática”) situaciones de emergencia habitacional (programas de regularización dominial o mejoramiento barrial, Plan Federal de Vivienda, etc.)

Se dejó la atención del resto de la demanda al mercado, que fue concentrando la oferta más y más dirigiéndola al tramo, estrecho cuantitativamente, de los sectores altos y medio-altos de la sociedad. Podían acceder a la vivienda solo un segmento “vip” que la valora más como un bien de cambio que como un bien de uso, circunstancia que contrasta con un reciente fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que aclara que si bien la política de vivienda es una responsabilidad a cargo del Poder Ejecutivo y del Legislativo, el máximo tribunal interviene cuando no se garantiza el contenido mínimo esencial de ese derecho, y vincula “la exigibilidad del derecho a la vivienda con sectores vulnerables” (Tiempo Argentino y La Nación, 24-04-12).

El Lic. Luís Baer caracteriza claramente esta tendencia para Buenos Aires entre 2003 y 2006: el 40% de la superficie autorizada para construir vivienda multifamiliar correspondió a la tipología residencial “suntuosa” (la administración de la ciudad desagrega toda la construcción residencial según cuatro niveles de menor a mayor, estándar, sencilla, confortable, lujosa y suntuosa), “o sea, a los edificios de vivienda conocidos en la jerga de los desarrolladores como Torres Deluxe, Torres Premium o Torres Country (Baer, L., 2008).

“Esto significa que el espacio residencial proyectado para atender a los sectores de altos ingresos fue mayor que el solicitado para ampliar la superficie residencial de los estratos medios y medios-altos (las dos categorías subsiguientes, “lujosa” y “confortable” promedian un 38% para el mismo período). Por su parte, el espacio residencial construido para los sectores de ingresos medio-bajos, la “multivivienda sencilla”, explica solo un quinto de la superficie permisada durante el mismo período, (Baer, L., 2008).

Esta tendencia inmobiliaria se hace más evidente por la acentuada concentración territorial de su oferta, observada en “cierta correlación entre la concentración territorial (barrios de alta renta) y el tipo de superficie residencial (multivivienda “suntuosa”) autorizada para construir durante los últimos años” (Baer, L., 2008).

En las últimas décadas se redujo sensiblemente la oferta para las amplias franjas intermedias (que van desde trabajadores informales, regulares, empleados de comercio y servicios, etc.). La propuesta del Plan Procrear de subsidiar a estos sectores (fondo del terreno o losa de la vivienda principal), a los que podrían sumarse viviendas colectivas que organicen cooperativas barriales, tiene el beneficio adicional de que son ubicuos territorialmente contribuyendo al completamiento urbano que aprovecha infraestructura de servicios y equipamientos existentes.

La ambigüedad señalada se refiere a que no se conoce todavía si las asignaciones que se preferenciarán serán este tipo de intervenciones que apuntan al completamiento urbano o mega emprendimientos con tierras públicas operados por desarrolladores que se queden con “la parte del león” de esta reactivación del mercado inmobiliario. Tampoco se consideran los costos de urbanización de los terrenos que el Estado Nacional, Provincias y Municipios ponen a disposición del Plan. Según un informe del BID estos costos ascienden a US$ 1.667 por familia para urbanizar terrenos antes de ser habitados, frente a US$ 4.413 que implica mejorar un asentamiento instalado según las condiciones del terreno (Bouillón, C. P., 2012).

El primer sorteo de beneficiarios realizado el 20 de julio, ya fuera del trimestre analizado, fue auspicioso: cerca de 22 mil familias protagonizaron el sorteo y alrededor de 12 mil serán acreedores de un crédito. En este caso participaron solo aquellos que quieren edificar y ya tienen terreno propio (Tiempo Argentino, 20-07-12).


Reseña temática del trimestre

  Ver Análisis de Coyuntura / Período 1/04/12 al 30/06/12 >  


Transporte: de tragedias evitables y futuros deseables

La tragedia evitable de Once ha tenido una derivación impensada en otros tiempos: la iniciativa del Gobierno Nacional de crear un Ente tripartito para le gestión del Transporte metropolitano. Esta es una propuesta histórica de los expertos en el tema que incluso avanzó hasta tener ley de creación (ECOTAM, 1998) pero nunca se implementó por la defensa de intereses de los actores públicos y privados involucrados.

Las razones para promover una gestión compartida surgen de números apabullantes: alrededor de 3 millones de personas y 1,2 millones de vehículos ingresan por día a la ciudad desde la Provincia, y un millón trescientas mil personas usan el subterráneo, totalizando 6 millones que se trasladan mediante autotransporte público de pasajeros. “Se realizan en la región metropolitana aproximadamente 22 millones de viajes por día y más de la mitad son por transporte público en ferrocarril urbano-suburbano, subte y buses” (Clarín, 6-06-12).

El auspicioso camino propuesto no está exento de dificultades y la primera reunión técnica convocada por la Nación para avanzar con la “Agencia de Transporte Metropolitano (ATM) se realizó en medio de una fuerte desconfianza de la administración porteña y una marcada expectativa del gobierno bonaerense (Clarín, 10-06-12).

Simultáneamente se producían dos hechos propicios en el ámbito de la región:

-   En el primer encuentro de la Región Metropolitana Norte en San Isidro, los intendentes Gustavo Posse, Sergio Massa, Jorge Macri y Luis Andreotti firmaron un convenio con la Fundación Metropolitana, entidad que asistirá a los jefes comunales en el proceso de toma de decisiones, para mejorar el transporte en las áreas que comprenden a sus municipios (Clarín, 1-05-12), que derivó en el llamado a un concurso de ideas con ese fin, y

-  Y el tratamiento de un Proyecto de una red troncal entre Lima y Río Luján fue anunciado por intendentes de Zárate y Campana en las Sesiones Inaugurales de los Concejos Deliberantes de ambos municipios; está basado en la experiencia de Curitiba, ciudad brasileña, capital del estado de Paraná (Diagonales, 16-04-12).

Las primera evaluaciones de los efectos combinados de la tragedia de Once y el reciente aumento del subte son muy negativas para la sustentabilidad del transporte de la Buenos Aires Metropolitana: se registra la expulsión de millones de pasajeros del sistema guiado, se observó más uso de colectivos y también, más autos (La Nación, 6/05/12). Según un informe del INDEC en abril, se vendieron 12 millones de boletos menos de subte y tren que hace un año, y aumentaron en casi 10 millones los transportados por colectivos, (Clarín 31/05/12).

Frente a esta realidad se daba a conocer un informe que considera que renovar el subte exige US$ 250 millones anuales: “para que el subte porteño sea más eficiente, seguro y moderno se necesita renovar el trazado, aumentar vagones, ensanchar estaciones, sistema de ventilación y un nuevo taller de mantenimiento de flota y equipos”, (La Nación, 10-05-12). Mientras estas cuestiones estructurales del transporte esperan ser abordadas se desataba otra “tormenta” de chicanas entre la Nación y la Ciudad frente al tema del traspaso del subte y las líneas de colectivos de recorridos en el interior de la CABA, (Clarín, 10-04-12).

En este escenario el fiscal federal consideraba que el maquinista, los directivos de la empresa Trenes de Buenos Aires (TBA) y los funcionarios públicos a cargo del sistema de transporte ferroviario, todos ellos, eran responsables de la tragedia evitable de Once que provocó la muerte de 51 personas y lesionó a más de 700 (La Nación, 20/06/12). “Lo ocurrido no fue un accidente, sino la consecuencia de años de desidia y de desprecio por la vida, reflejado en un informe de más de 400 páginas”, dijeron los padres de Lucas (una de las víctimas de la evitable tragedia), y se comprometieron a exigir a empresarios y funcionarios expliquen el colapso de los trenes del Sarmiento (Clarín, 30/04/12).

Las recientes palabras del Ministro Randazzo, nuevo responsable del área de Transporte en el Gobierno Nacional, cuando hablaba de sus prioridades: “Primero ferrocarriles, Segundo: ferrocarriles y Tercero: Ferrocarriles”, constituyen una definición positiva. Y el lanzamiento de las obras de soterramiento del Sarmiento, aun con las molestias derivadas, consolida esos lineamientos.


Residuos: avances y retrocesos de un tema sin rumbo claro

La evaluación del tema de la basura en la ciudad debe hacerse históricamente y con un enfoque ambiental. El crecimiento de la Buenos Aires Metropolitana completando la ocupación del suelo de la ciudad central y de los partidos de la primera y segunda corona, produciendo a medida que se densifica cada vez mayores cantidades de residuos, plantea una ecuación insustentable. El enfoque del relleno indiscriminado propuesto durante casi 40 años por la CEAMSE está agotado y hace mucho tiempo debería haberse replanteado.

Si se pretende que este asentamiento humano que en 2008 producía algo más de 15 mil toneladas diarias de basura (de los cuales 1/3 los producía la Ciudad central) sea viable se debe reducir significativamente esa cifra dado que como dice el Gobernador de la Provincia “los lugares disponibles se agotan y es necesario que apliquen la norma en forma contundente (refiriéndose a la Ley de Basura Cero en la Ciudad, Info Región, 5-06-12)”. Hay que pensar que el componente orgánico de la basura representa solo el 40 % del total y el margen de reducción de reciclables es enorme (Clarín, 5-05-12).

Pese a las promesas, normativas y discursos, el avance hasta el momento ha sido escaso y el tema termina siendo más un argumento de “apriete” político que un campo de políticas activas. Las campañas han sido erráticas, discontinuas y contradictorias, y el retraso en materia de separación en origen y  reciclado es muy negativo.

En ese contexto, fue positivo el pronunciamiento del Subsecretario de la Oficina Metropolitana Ciudad declarando que “La ciudad real (AMBA) produce el 40 % de los residuos del país, y que, al igual que los transportes, necesita urgente una política de Estado metropolitana” (Clarín, 26-05-12). Mientras por su parte, Daniel Scioli reiteraba su reclamo para que el gobierno porteño implemente “soluciones genuinas” y reduzca el envío de los residuos con el objetivo de cumplir la ley de “Basura Cero” (Info Región, 5-06-12). 

Los recientes anuncios sobre limitación a las bolsas plásticas, la obligación del uso de bolsas reciclables en comercios y delibery y las nuevas bolsas de residuos diferenciadas para los reciclables y orgánicos en el ámbito porteño, intentan comenzar a desandar esa enorme deuda de la jurisdicción de mayor generación de basura de la región (La Nación, 12-05-12).


La fascinación por los márgenes llega al área central

La fascinación por los márgenes, proceso ya analizado en el crecimiento reciente de la periferia (Abba, A. P., 2010), emerge sorpresivamente en el Área Central de la Buenos Aires Metropolitana. Se está construyendo un equipamiento privado, denominado Madero Walk y dedicado a eventos y oficinas, que avanzó sobre los espejos de agua del Dique 1 de Puerto Madero (La Nación, 4-04-12).

Ya el muelle de apeadero para acceder a las lanchas del Yacht Club de Puerto Madero, habían avanzado con dimensiones desproporcionadas sobre el margen oeste del espejo de agua del Dique 4. Pero el caso de Madero Walk resulta más invasiva y permanente por el tipo de construcción y actividad prevista.

En 2010 se mencionaba la construcción en los último terreno del más reciente y costoso barrio de la Buenos Aires Metropolitana, lotes 6, 7, 8, 9 del Dique 1, y en el mismo artículo se mencionaba al proyecto ahora en construcción que avanza sobre los espacios públicos de Puerto Madero (Iprofesional, 2010). Se referían a que más allá de Zencity, Vizora centraba sus esfuerzos en "Madero Walk", emprendimiento acuático que lleva adelante junto con Proideas con una inversión de 10 millones de dólares y que muestra la ubicuidad multiescalar en la búsqueda de nuevas oportunidades de aprovechar ciertas situaciones de anomia.

Ante esta ocupación privada de un espacio público muy limitado, como los espejos de agua que son parte de los derechos al espacio público de residentes y usuarios, surgen preguntas como: ¿cuáles son los límites de la ocupación?, y por otra parte, ¿en qué régimen legal se encuadra dicha ocupación?

 

Apagones celulares y reacción por antenas

Uno de los avances tecnológicos que contribuye a la mayor comunicación, como la telefonía móvil en las grandes ciudades, tiene por otra parte limitaciones por la necesidad de instalaciones fijas: radiobases (antenas) que reciben y envían los mensajes. En los últimos tiempos se plantearon cortes totales y quejas de los usuarios por múltiples molestias falta de audición, cortes, mensajes que no llegan, falta de señal o falta cobertura de 3G (La Nación, 11-06-12).

“Las quejas por la mala calidad del servicio de telefonía móvil ya formaban una larga lista en los entes de defensa del consumidor y las asociaciones de usuarios hasta que empezaron los apagones” (primero fue el de Movistar y luego las dificultades -menores- de Claro). Las empresas se defienden alegando que no hay otro servicio, ni siquiera la luz ni el agua, que tenga más de 50 millones de usuarios, y que el Gobierno demora decisiones clave que podrían ayudar a mejorar las prestaciones móviles en las áreas más pobladas, donde hay horarios y rincones en los que es imposible comunicarse (La Nación, 11-06-12).

Entre las causas de la pesadilla móvil y de la baja calidad del servicio.se destaca el temor a las antenas y el rechazo de los vecinos a la instalación de radiobases (antenas) cerca de sus hogares (La Nación, 11-06-12). En ese contexto sigue la lucha de organizaciones barriales de autoconvocados que se oponen a la instalación de las antenas próximas a sus viviendas y a equipamientos educacionales y sanitarios.

Se registró la polémica desatada por la instalación de nueve antenas de telefonía celular en Lomas de Zamora, autorizadas por la Municipalidad mediante un convenio con Movistar, por el cual se habilitaría a la empresa a instalar nueve artefactos de transmisión en espacios públicos (Info Región, 21-05-12). También se consigna el intento en Quilmes de terminar de conectar una antena ilegal, que los vecinos impidieron. “La gente del barrio ya tiene la amarga experiencia de haber peleado contra la antena de Unamuno, hasta lograr su desmantelamiento” (5-06-12, Perspectiva Sur).

 

Un tornado mostró carencias de alerta temprana metropolitana

El diagnóstico finalmente categorizó como tornado al temporal de “ráfagas de viento que superaron los 90 km/hora acompañadas de granizo y lluvia, generaron la caída de árboles, carteles, anegamientos, interrupción de tres líneas de subterráneo y cortes temporarios de energía eléctrica en la ciudad y el Conurbano Bonaerense” (Tiempo Argentino, 5-04-12). Para los expertos, que lo encuadran en una tendencia que se hace cada vez más visible, es una muestra de las fuertes tormentas que sacudirán estas latitudes por efecto del calentamiento global (La Nación, 6-04-12).

La tragedia que costó 5 vidas humanas desató “otra tormenta de chicanas entre la Nación y la Ciudad. Como el traspaso del transporte, como la cuestión de la inseguridad y tantos temas, para la pelea y las chicanas políticas entre Nación y Ciudad” (Clarín, 10-04-12). Pero frente a la falta de respuesta de las empresas de servicios a los cortes de suministro energético, las autoridades locales, que están más expuestas, debieron salir a dar explicaciones. El intendente de Ituzaingó cargó contra Edenor: “¡Nos mienten, no les creo nada!”, harto por la falta de luz en el territorio de su partido (Perfil, 14.04-12).

Las evaluaciones a un mes de la tragedia elevan a $ 275,5 millones sólo en ayuda oficial y de empresas de servicios, sin contabilizar los gastos asumidos por los miles de damnificados (La Nación, 4-05-12). En la Ciudad, los “vecinos de la Villa 21-24 del barrio de Barracas entregaron un petitorio en la Legislatura porteña para que Macri resuelva la emergencia que afronta ese barrio por el temporal del 4 de abril pasado, que provocó cinco muertes” (Página 12, 29-05-12).

La necesidad de acciones de reducción del riesgo y la instalación de un sistema de alerta temprana metropolitana quedó evidenciada por los enormes daños ocasionados por un tipo de fenómeno que según los expertos pueden incrementarse en el futuro por el cambio climático en curso. Sobre todo, podrían evitarse pérdidas humanas y también disminuir la vulnerabilidad de las zonas más desprotegidas de un área urbana con alto grado de exposición.

 

De sikuris, copleras y educación inclusiva

En un conglomerado urbano metropolitano, por su fuerte atracción sobre las corrientes migratorias internas y externas que buscan ámbitos laborales y sociales más propicios, se origina segregación y tensión por resistencias y prejuicios a reconocer otras culturas. Por lo general se conocen hechos frecuentes de desencuentros muchas veces violentos, que llenan las páginas amarillas de la comunicación.

Menos frecuente es la difusión de eventos como el Sexto encuentro de sikuris, copleras y canto comunitario “Pachamama 2012”, organizado por el Municipio de Lanus. En la reciente edición se reunieron a través de la música y el canto, más de 14 bandas de Sikuris, cuadrillas de copleros, músicos mapuches y un hermano Qom, en una sentida celebración (Info Región, 4-05-12).

Otra noticia destacable es la difusión de una guía para erradicar la discriminación de las escuelas. Se repartirá a alumnos y docentes, con el formato de un cuadernillo con dibujos y un lenguaje accesible, y se titula “Somos iguales y diferentes”; su objetivo es promover el derecho a la igualdad (Tiempo Argentino, 8-05-12).


BIBLOGRAFÍA 

Abba, Artemio Pedro, (2010), “La fascinación por los márgenes de la Buenos Aires Metropolitana / La sobre-rentabilidad de los espacios anómicos de la interfase natural-urbana”, café de las ciudades, Año 9 / Número 94 / Agosto 2010. 

Bouillón, Cesar Patricio, editor, (2012), “Un espacio para el desarrollo: Los mercados de vivienda en América Latina y el Caribe”,  BID, Fondo de Cultura Económica, 2012.

ECOTAM, (1998), “LEY 25031, CREACION DEL ENTE COORDINADOR DEL TRANSPORTE METROPOLITANO”, BOLETIN OFICIAL, 12 de Noviembre de 1998, Buenos Aires.

Iprofesional, (2010), “Destinan u$s180 M para construir en el último terreno de Puerto Madero”, Periódico Iprofesional, 11/11/2010.

Lic. Luis Baer, (2008), “Crecimiento económico, mercado inmobiliario y ausencia de política de suelo. Un análisis de la expansión del espacio residencial de la Ciudad de Buenos Aires en los 2000”, Ordenamiento Territorial Argentina, Año 4 - Vol 2 - Número 5 - ISSN 1852 – 0006, 2008.

Sorteo de viviendas: “El Estado está a la cabeza de la reactivación”, Tiempo Argentino, 20-07-12.


Anexo

Ver cuadros de eventos de incidencia metropolitana >

Abril 2012

Mayo 2012

Junio 2012